Inicio

Norma UNE EN 1627: objeto y aplicación

La norma UNE EN 1627 especifica los requisitos y sistemas de clasificación para las características de resistencia a la efracción de puertas peatonales, ventanas, fachadas ligeras, rejas y persianas (en adelante "producto")

La norma define la resistencia a la efracción como la capacidad de un producto para resistir intentos de entrada forzada utilizando la fuerza física y con la ayuda de herramientas predefinidas en una sala o área protegida.

Cada producto conforme a esta norma debe clasificarse en una de las seis clases de resistencia (definida como el nivel de resistencia que ofrece el producto contra los intentos de efracción) que se corresponden con los métodos conocidos de ataque utilizados normalmente por los ladrones.

  • Clase de resistencia (RC) a la efracción:
Clase de resistencia Método anticipado e intentos para poder entrar
1 El ladrón ocasional intenta entrar utilizando herramientas pequeñas y sencillas y la violencia física como patadas, embestidas con el hombro, elevación, arrancamiento. El ladrón normalmente desconoce el posible botín y el riesgo que está dispuesto a asumir es bajo.
2 El ladrón ocasional además intenta entrar utilizando herramientas sencillas como por ejemplo destornilladores, alicates, cuñas y pequeñas sierras manuales para atacar rejas y bisagras visibles. El ladrón normalmente desconoce el posible botín y el riesgo que está dispuesto a asumir es bajo.
3 El ladrón trata de entrar utilizando una barra de uña, un destornillador adicional y herramientas manuales como un pequeño martillo, punzones y un taladro mecánico. El ladrón normalmente desconoce el posible botín y el riesgo que está dispuesto a asumir es medio.
4 El ladrón con práctica usa además un martillo pesado, hacha, cinceles y un taladro motorizado que funciona con batería.  El ladrón espera un botín razonable, no está tan preocupado por el nivel de ruido y el riesgo que está dispuesto a asumir es mayor.
5 El ladrón experimentado usa además herramientas eléctricas como taladros, sierras de espadín y una amoladora de angular con un disco de 125 mm de diámetro máximo.  El ladrón espera un botín razonable, actúa de forma resolutiva en su esfuerzo por entrar y está bien organizado. Le preocupa poco el  nivel de ruido y el riesgo que está dispuesto a asumir es alto.
6 El ladrón experimentado usa además una piqueta, potentes herramientas eléctricas como taladros y sierras de espadín, y una amoladora de angular con un disco de 230 mm de diámetro máximo.  El ladrón espera un buen botín, actúa de forma resolutiva en su esfuerzo por entrar y está bien organizado. No le preocupa el  nivel de ruido y el riesgo que está dispuesto a asumir es alto.

 Fuente: Tabla C.1: Método anticipado e intentos para poder entrar, extraida de la Norma UNE-EN 1627

Como se observa, la norma hace distinción entre el ladrón poco experimentado con intentos de efracción oportunista o casual y el ladrón experimentado y organizado con intentos de efracción profesional. Entre la clase de resistencia 3 y 4 se produce el paso más significativo, esto es reflejo de dos grupos distintos de ladrones que esta norma reconoce.